16.05.2024

10 de las mejores cosas que ver y hacer en Islandia en junio

Junio es un buen momento para visitar Islandia. Por fin se abren las escarpadas carreteras rurales de las Tierras Altas, lo que permite a los excursionistas por carretera acceder al lado más salvaje de Islandia, siempre que alquiles un vehículo 4×4. Si piensas ceñirte a la carretera de circunvalación, un coche urbano normal te irá bien en verano (¡pero recuerda permanecer atento a las ovejas errantes!).

Qué tiempo esperar en junio

El clima de junio es muy agradable (para los estándares islandeses), ya que las temperaturas medias se disparan hasta unos embriagadores 15°C y las precipitaciones alcanzan su mínimo anual. Los meses de verano traen tardes largas y luminosas y un tiempo menos cambiante. Con la vuelta del sol, los paisajes estallan en vibrantes tonos de verde exuberante.

Verás que los islandeses más resistentes tienden a vestirse como si hiciera 30 ºC, aunque las temperaturas máximas rondan los 20 ºC. Algunos días de junio pueden seguir siendo fríos (¡y a veces húmedos!), así que no olvides meter en la maleta un forro polar cálido y una chaqueta impermeable.

Hemos elegido nuestras 10 mejores cosas que ver y hacer en junio. Así que, tanto si buscas aventuras, experiencias con la naturaleza o diversión en un festival de verano, Islandia tiene mucho que ofrecer en junio.

1. Recorre el legendario sendero Laugavegur

Muchas de las rutas de senderismo más populares de Islandia sólo son transitables en verano. El legendario sendero Laugavegur suele reabrirse entre mediados y finales de junio (dependiendo del tiempo). Seleccionada por National Geographic como una de las 20 Mejores Caminatas del Mundo, esta ruta de varios días de 55 km, de cabaña en cabaña, es ideal para los excursionistas más experimentados. Aunque tengas experiencia, te aconsejamos que reserves una excursión a Laugavegur con un guía.

El sendero está cargado de los contrastados paisajes geológicos de Islandia, como desfiladeros, glaciares y montañas. Comenzando en las montañas de riolita multicolor de Landmannalaugar, el sendero asciende hasta los montones de roca negra de Hrafntinnusker, antes de descender a las tranquilas orillas del lago Álftavatn. Luego el sendero se dirige hacia el sur, a través de los desiertos de arena negra de Emstrur, antes de llegar a los verdes valles de Þórsmörk. Una ventaja añadida de hacer senderismo con un guía turístico es descubrir los fascinantes mitos y folclore islandeses que se entrelazan con cada paisaje.

Si conduces hasta Landmannalaugar para comenzar el sendero, ten en cuenta que esta ruta (la F208) requiere un vehículo 4×4. Ponte en contacto con el equipo de Geysir para que te asesore sobre la elección del vehículo: estaremos encantados de ayudarte.

Studlagil Basalt Canyon Iceland

Para los excursionistas menos experimentados, Islandia ofrece una maravillosa variedad de paseos más tranquilos que revelan paisajes increíbles, como la popular excursión de una hora al Cañón de Stuðlagil.

2. Montar en un caballo islandés 

Cuando viajes por Islandia, es probable que veas hermosos caballos islandeses, una de las razas equinas más puras del mundo. Tranquilo e inteligente, el caballo islandés se utilizó inicialmente para la agricultura y el transporte. Hoy en día se ofrecen muchas excursiones a caballo, todas ellas una forma divertida de explorar distintas zonas de Islandia desde la comodidad de la silla de montar.

Los caballos islandeses descienden de los animales que llegaron con los colonos islandeses del siglo IX. Con el tiempo, la raza se ha adaptado al duro entorno, dando como resultado un caballo robusto y fiable.

Los caballos islandeses también tienen un andar único, conocido como tölt. El tölt es un movimiento rápido pero muy suave, y los islandeses disfrutan con los eventos de tölt de cerveza, en los que los caballos islandeses se deslizan tan suavemente que los jinetes sostienen pintas de cerveza sin que se derrame ninguna. ¡Te retamos a que lo intentes!

3. Vive el sol de medianoche

Quienes visitan Islandia en junio disfrutan de los días más largos del año: el sol está arriba 24 horas durante varias semanas, de ahí lo del sol de medianoche. Quizá quieras meter en la maleta un antifaz para dormir, ya que puede costar un poco acostumbrarse a la sensación de 24 horas de luz. Por la noche, el sol es menos brillante -como una puesta de sol o un crepúsculo continuos-, pero no se sumerge totalmente bajo el horizonte.

Si la aurora boreal figura en tu lista de deseos islandeses, ten en cuenta que no aparecerá en esta época del año, pero experimentar el sol de medianoche puede ser una gran alternativa. Llega a un lugar pintoresco justo antes de medianoche, trae un picnic al aire libre (lleva un jersey cómodo… hará frío), siéntate y disfruta del sol de medianoche.

4. ¡Únete a la carrera del sol de medianoche!

Si te apetece vivir el sol de medianoche de una forma especialmente memorable, ¿por qué no combinarlo con una carrera? En Reikiavik, islandeses y visitantes se reúnen para la carrera anual del sol de medianoche. Con varias distancias, desde 5 km hasta media maratón, este evento está abierto a toda la familia y a todos los niveles.

Una vez que hayas cruzado la línea de meta, podrás remojarte y recuperarte en una fiesta en la piscina de Laugardalslaug, el mayor complejo de piscinas de la ciudad, que incluye jacuzzis, un baño de vapor y dos toboganes acuáticos.

5. Explora una cueva de lava

Raufarholshellir lava tunnels, Iceland

Las cuevas de lava (inaccesibles en invierno debido a la espesa formación de hielo) se reabren cada mes de junio, ofreciendo la oportunidad de explorar impresionantes laberintos subterráneos formados hace miles de años por erupciones volcánicas.

Cada cueva de lava es una poderosa ilustración de cómo el paisaje de Islandia se forjó en el fuego. Reserva una visita guiada a la cueva, ya que es vital ir acompañado de un guía experto por razones de seguridad. También sabrán exactamente dónde encontrar impresionantes ejemplos de lava estratificada y minerales de colores.

Las cuevas de Raufarhólshellir y Leidarendi están relativamente cerca de Reikiavik, pero encontrarás más excursiones por toda Islandia, lo que hace que una experiencia en una cueva de lava sea un añadido flexible a tu itinerario en coche.

6. Disfruta de una aventura de acampada

Tanto si planeas una aventura en autocaravana como si quieres dormir bajo la lona, los meses de verano de Islandia son ideales para acampar.

Dormir bajo las estrellas en paisajes con una contaminación lumínica mínima es un momento memorable de cualquier escapada a Islandia. Con más de 200 campings disponibles, puedes alojarte en el corazón de algunas de las vistas más pintorescas del país.

Te aconsejamos que busques sitios antes de llegar y reserves con antelación, ya que los campings pueden llenarse bastante durante los meses de verano. Utiliza Tjalda o Camping Card, que localizan campings cercanos y resumen sus instalaciones. Ten en cuenta que los servicios varían. La mayoría de los campings ofrecen duchas y cocina, y algunos tienen lavandería, piscina y actividades al aire libre, como pesca o equitación, para mantener a las familias entretenidas.

Consulta nuestra guía para acampar en Islandia para obtener consejos sobre cómo planificar una acampada con éxito.

Tents in the campsite in Skaftafell National Park Iceland

7. Motos de nieve en verano

Una de las cosas buenas de Islandia es que alrededor del 11% de su territorio está cubierto permanentemente por glaciares (269 glaciares con nombre, para ser exactos). Así que, incluso en junio, puedes probar las motos de nieve, una actividad imprescindible para todos los buscadores de adrenalina.

Las motos de nieve son realmente estimulantes, y no hay nada mejor que experimentar esta divertida forma de transporte cuando viajas rodeado de impresionantes paisajes glaciares, montañas y picos volcánicos. El glaciar Langjökull, en el oeste de Islandia, es muy popular para las motos de nieve y está bien situado para enlazar con la ruta de viaje por carretera del Círculo Dorado.

8. Siente el ambiente del festival 

Todos los años, los islandeses esperan con ilusión un montón de festivales y celebraciones veraniegas, empezando por el Sjómannadagurinn (Día de los Pescadores), que se celebra el primer domingo de junio. Esta fiesta familiar celebra la fuerte conexión cultural de Islandia con el mar. También es el momento de recordar a los islandeses que perdieron la vida en el mar, algo tristemente frecuente en los siglos 19th y principios del 20 . th

Más avanzado el mes, llega el Día de la Independencia, fiesta nacional que se celebra el 17 de junio  . Es una fecha importante para los islandeses, ya que celebra la fundación de la República de Islandia en 1944, tras independizarse de Dinamarca.

Justo después del Día de la Independencia llega el solsticio de verano (21 de junio), que suele celebrarse con hogueras y fiestas en toda Islandia. ¿Por qué no consigues entradas para el popular Secret Solstice -un acontecimiento musical y cultural de Reikiavik- y te diviertes bajo el sol de medianoche? Descrito como un festival con un toque islandés, piensa en delirar en una cueva glaciar o en actuaciones en un túnel de lava de 5.000 años de antigüedad para hacerte una idea de lo que pueden ser los «giros».

9. Relájate en una fuente termal

Geothermal Spa Blue Lagoon in Reykjavik, Iceland

¿Qué puede ser más auténticamente islandés que relajarse en una fuente termal natural en medio de la nada, contemplando el resplandor del sol de medianoche al atardecer?

Hay fuentes termales naturales repartidas por toda la isla, y aunque algunas son bien conocidas, otras siguen siendo secretos bien guardados, y sólo un puñado de personas conoce su ubicación exacta. Si alquilas un coche en Islandia en junio, salir a la caza de aguas termales es una aventura divertida.

También encontrarás muchas piscinas públicas climatizadas geotérmicamente en ciudades y pueblos. Sólo en Reikiavik hay nueve piscinas públicas, todas muy bien cuidadas y un lugar estupendo para relajarse tras un largo viaje por carretera. Los horarios de apertura de las piscinas geotérmicas se amplían en junio, ya que los islandeses aprovechan las temperaturas más cálidas y las horas de luz más largas.

*Recuerda que algunas fuentes termales están en propiedad privada y requieren el permiso del propietario para bañarse.

10. Cuidado con las ballenas

Durante los meses de verano (de junio a agosto), la fauna salvaje acude en bandadas a las costas de Islandia, incluidas las aves migratorias (frailecillos, ostreros, cercetas y grandes skúas) y, por supuesto… las ballenas.

Las aguas islandesas albergan 12 tipos distintos de ballenas, entre ellas minke, jorobada, cachalote y ballena azul, por lo que no es de extrañar que muchos visitantes viajen a Islandia con la esperanza de encontrarse con estas majestuosas criaturas.

Por supuesto, en una excursión en barco para avistar ballenas, los avistamientos no están garantizados al 100%, pero tendrás muchas posibilidades de ver una gran variedad de otras especies, como delfines, marsopas, frailecillos, gaviotas, fulmares, alcatraces y araos.

Como ves, el único problema de viajar a Islandia en junio es decidir qué actividades incluir en tu itinerario… ¡ya que podrías llenar fácilmente un mes y más! Explora el resto de nuestro blog para encontrar más inspiración sobre aventuras en Islandia y todos nuestros consejos prácticos para planificar tu viaje por carretera.

Back